Inicio Opinión Poner los ojos al Oriente de Caldas

Poner los ojos al Oriente de Caldas

361
0

Por: J. Sebastián Gutiérrez Herrán

Siempre que hablamos de nuestro espacio geográfico regional tendemos a centralizar nuestra mirada en Manizales y parte del centro occidente y norte del departamento. Los fenómenos sociales y culturales, económicos, parecieran sólo siempre apuntar a estos espacios territoriales y al parecer una aparente e inconmensurable relación con el “lejano Oriente de caldas”. Sólo por momentos, en algunas ocasiones cuando noticia que estremecen la opinión publica en particular fijamos la mirada en está “subregión” muchas veces olvidada, caso particular los brotes de violencia que siempre han aquejado las poblaciones como La Dorada, Victoria, Samaná, Marquetalia, Manzanares, Pensilvania, Norcasia; Parecieran entonces sólo resaltar por situaciones y momentos de dolor como la mencionada violencia o simplemente como dramáticas y retoricas políticas en momentos de campaña o en la Asamblea Departamental de Caldas.

No es esta una columna en especial que tenga como finalidad hacer una crítica de lo ya estipulado, la intención es simplemente hacer ver al espectador las cosas BUENAS, que por antonomasia posee el Oriente de Caldas, muchos líderes políticos (Oscar Iván Zuluaga, Hugo Hernán Gonzáles), Escritores de brillante pluma, artistas, empresarios, sus paradisiacos paisajes, su exclusiva gastronomía, y en especial sus bellas gentes.
Durante mucho tiempo esta subregión del departamento se vio azotada cruelmente por el terrible frente 47 de las FARC al mando de Alias “Karina”, de quien aún se guarda un escalofriante recuerdo en particular de como en múltiples masacres operadas en zonas rurales de municipios como Samaná o Pensilvania, jugaba con las cabezas de los policías y militares que fueron víctimas de su desquiciada barbarie. Los tristes recuerdos de las tomas guerrilleras a los municipios para robar el dinero de la caja agraria en su momento son también una huella que dejo gran secuela en ciertas generaciones de estas poblaciones.

El oriente de caldas es de forma innata un bastión de gente pujante que a punta de trabajo y esfuerzo ha buscado salir adelante ante adversidades tan grandes como la violencia o el abandono departamental. Gente laboriosa y carismática que día a día, sol a sol se despiertan desde muy tempranas horas de la mañana a ejercer su vida laboral en cualquiera sea el ámbito, el campo, el pueblo, la empresa, el negocio, el comercio, la agricultura o cualquier otro medio por el cual se subsista.

Las expectativas en el Marco del nuevo gobierno

Las múltiples vicisitudes que trae cada nuevo gobierno de turno, cada administración son siempre vertiginosas y cargadas de esperanzas para los pobladores de ésta región; expectativas de toda naturaleza, por ejemplo el actual presidente de la republica Iván Duque Márquez prometió varios proyectos para el eje cafetero y en especial para Caldas, como el aeropuerto del café, cosa que de antemano aplaudo; Pero qué hay para el Oriente de Caldas? – hasta ahora en términos propiamente políticos solo desde la asamblea departamental sea gestionado con el proyecto de ordenanza 064 liderado por él honorable diputado a la cámara Juan Sebastián Gómez Gonzales, que en resumidas cuentas es más de lo mismo (pie de fuerza y seguridad) dicho diputado que posa más como opositor del actual gobierno que como aliado en coalición. Que esperanza hay entonces para los pobladores de esta subregión del departamento de caldas como lo es el oriente caldense, hace 4 años por ejemplo para traerlo a colación se tenía mucha esperanza en el candidato del municipio de Pensilvania Oscar Iván Zuluaga, pero en el contexto de hoy día que?

-Nacen más dudas que respuestas al elaborar estas letras, quedan por el momento una serie de sinsabores que invitan a reflexionar sobre proyectos a gran escala para el oriente caldense, proyectos que ayuden a desarrollar en cualquier ámbito esta apartada subregión a veces tan descuidada y olvidada, no quiero sonar fatalista, esa no es mi intención de antemano, pero si de algo sirven estas letras para reflexionar algún parlamentario pues en hora buena, bien haría en poner los ojos en el oriente de Caldas.

Por: J. Sebastián Gutiérrez Herrán

DEJA UNA RESPUESTA

Ingrese su comentario!
Ingrese su nombre