La protección de caninos y felinos es algo que se aprende durante los primeros años de vida y se refuerza en el hogar así como en las aulas de clase, por esta razón las directivas del Jardín solicitaron a la Administración de La Dorada un recorrido por las instalaciones del Coso municipal y de paso, hacer una importante donación de 90 kilos de alimento para los peluditos que allí se encuentran. Durante la visita, los pequeños, docentes y algunos padres de familia conocieron el trabajo que realiza la División de Medio Ambiente para mejorar la calidad de vida de las mascotas que llegan allí.

Luego de conocer a los perros y gatos que se encuentran a la espera de ser adoptados y conocer parte de sus historias, el milagro se hizo realidad y dos cachorritas fueron llevadas al que será su hogar para siempre; ellas partieron con un único objetivo: llenar de amor a sus nuevas familias. Además, los pequeños visitantes se interesaron por aprender a cuidar las mascotas y la necesidad de protegerlos, igualmente se comprometieron a seguir cultivando ese amor por los animales y contar a todos sus amiguitos los conocimientos que adquirieron durante tan emocionante visita.

David Mayorga, veterinario del Coso, manifestó que: “el primer contacto que los niños tienen con los animales es muy importante y permite que tengan otra forma de percibir la función del ciudadano frente a los animales en condición de calle. Además, el espacio también fue aprovechado por los papás para aprender más sobre la tenencia responsable de mascotas, ya sea porque tienen uno o varios en la casa, o simplemente porque están pensando en adoptar un canino o felino. Esto es un trabajo de sensibilización y sería maravilloso que más instituciones, públicas y privadas, visiten el Coso y vean el trabajo que se hace aquí, así lograremos una sociedad más justa y responsable con los pelidutos”.